Fe, suerte y coraje

A un toque

Written by:

Views: 480

Dice estar tranquilo por la marca que dejó en celeste y blanco. No habla de títulos, tampoco de partidos alojados en el inconsciente colectivo. Nada de eso. Diego Simeone asegura que su huella en la Selección fue haber acelerado de principio a fin. «No paré. Y jamás me voy a arrepentir. ¿Quién me aseguraba que si me tomaba vacaciones iba a jugar bien? Nadie. Primero jugué la Copa América del ’91. Después me quedé fuera de los Juegos Olímpicos ’92; entonces ahí sí, en julio fueron mis únicas vacaciones. Luego vinieron la Copa América ’93, las Eliminatorias de ese año, el Mundial ’94, la Copa América ’95, los Juegos Olímpicos ’96, las Eliminatorias ’97, el Mundial ’98, la Copa América ’99, las Eliminatorias 2000 y el Mundial 2002«, cuenta el técnico de Atlético de Madrid en el libro Por amor a la camiseta. Y en ese viaje sin escalas, hay un gol que define el ADN de Simeone. Fue contra Colombia, en la primera fase de la Copa América ’93. Cholo, que dos años antes le había convertido en Chile, se levantó y anduvo después de un choque con Oscar Córdoba. Y desde un ángulo complicado, le dio el mejor destino a la pelota. Un grito que retrató su eslogan. Aquel de que «en el fútbol, como en la vida, hay que tener tres cosas: fe, suerte y coraje».

 

   

Comments are closed.