El show no debió continuar

Al ángulo

Written by:

Views: 514

«Si quieren venir que vengan, les presentaremos batalla», desafió el dictador Leopoldo Galtieri desde los balcones de la Casa Rosada. Y su mensaje fue aplaudido por miles de cuerpos en la Plaza de Mayo. Aquel 2 de abril de 1982, la mayor parte de la sociedad apoyó el desembarco argentino en las Islas Malvinas. El fútbol nuestro también respaldó la estrategia infame de Galtieri y llamó Soberanía Argentina al torneo Metropolitano de aquel año. En los estadios, según recordó el periodista Ezequiel Fernández Moores, se quemaron banderas inglesas y los relatos del Mundial de España no mencionaban a Inglaterra por su nombre. «Avanza el equipo de camiseta blanca», indicaban en las transmisiones de radio y televisión. La pelota giró en todo momento y poco importaron los muertos por el conflicto del archipiélago. Durante la Copa del Mundo, la Selección salió a escena en todos sus partidos, pese a que el primo de Osvaldo Ardiles había muerto el 1° de mayo, al ser derribado su avión de la Fuerza Aérea. A 32 años del comienzo de la guerra, la AFA -dirigida por Grondona como en aquellos días- autorizó a que los equipos ingresen al césped portando una bandera con el mensaje Las Malvinas son Argentinas y se realice un minuto de silencio”. El homenaje futbolero a los veteranos y caídos en Malvinas no borra su actitud en tiempo de balas, bombardeos y víctimas. El show no debió continuar.

Foto de la Secretaría Islas Malvinas.

Foto de la Secretaría Islas Malvinas.

Comments are closed.