El arte de liderar

A un toque

Written by:

Views: 445

«En el fútbol, como en la vida, hay que tener tres cosas: fe, suerte y coraje». Los flashes enfocaban el semblante de Diego Simeone por la conquista de la Copa América de 1993. Se lo veía agotado, pero satisfecho con la medalla sobre su pecho. Y comprendía, con sólo 23 años, las coordenadas del éxito en el mundo de la pelota. Hoy, dos décadas después de aquel mensaje, el Cholo ya no se mueve por la mitad de la cancha. Camina por el corralito de los DT. Es el hombre que maneja los hilos de Atlético de Madrid, después de haber sumado millas de entrenador en el torneo argentino y el calcio italiano. El Colchonero mira a todos desde arriba, junto con Real Madrid. El secreto está en su juego intenso y el liderazgo de Simeone. De este tema y otros del tablero verde, dialogó Jot Down Cultural Magazine. Aquí, cinco frases destacadas con tinta indeleble.

A mí nunca me gustó imponer el liderazgo, es algo que no se puede imponer. El liderazgo lo tienes o no lo tienes y en realidad te lo aceptan y te lo dan tus colegas y compañeros, ya sea en un equipo de fútbol, en el colegio, en la empresa o en un restaurante. Posiblemente siempre me gustó empujar, nunca me callé. Siempre busqué pelear contra el que sea, el poder o los humildes».

Cholo

«Yo tengo una energía y vos podés tomarla o no tomarla, seguirme o no, pero no se puede explicar lo que hace un líder. O me sigues, o no me sigues. Yo no comparto que uno en el trabajo es de una manera y en la vida de otra. Vos sos de la misma manera siempre».

«Claro que me gustaba el Barcelona de Guardiola. Es el sueño de un entrenador hecho realidad porque aparte lo gestó él. La gran virtud de Guardiola fue haberlo armado para que se produjera».

«Hay un juego, que es el juego del fútbol y después el fútbol es muy amplio. Se gana de diferentes maneras y cada uno elige la suya. El Barça y la selección española nos llevaron a ir detrás de una idea que es hermosa, claro, pero para correr rápido hay que tener un auto bueno. Si tienes un auto menos bueno tendrás que buscar la manera de pincharle la goma al otro y correr lo más cerca de él que puedas».

«Lo más prudente es tratar para dentro todo y para fuera nada, pero cada vez es más difícil porque todos tienen amigos, todos tienen celulares, todos mandan mensajes, pero siempre digo que a mayor privacidad en el vestuario hay mejor grupo, y a mejor grupo mejor equipo. Mi relación con la prensa siempre es buena porque no escucho ni leo».

Comments are closed.