EL GRÁFICO Y SU ABRAZO ETERNO

A un toque

Written by:

Views: 96

Quizás, la mejor definición haya estado a cargo del periodista Claudio Mauri. “Me entero en el diario de que va a dejar de salir El Gráfico en papel. Es la caída de las Torres Gemelas del periodismo deportivo”, tecleó en su cuenta de Twitter. Eso fue, en verdad, el derrumbe de la publicación argentina más famosa de Latinoamérica. La Biblia del deporte. Ya no habrá más letras, ni fotografías sobre sus páginas. Faltarán, también, sus tapas en los puestos de diarios. La crisis de la prensa escrita embistió contra un tótem de esta industria. Justo, a seis meses para el Mundial de Rusia. Y a un año de cumplir su centenario. Nada más. Nada menos.

La noticia llegó como un golpe inesperado para los periodistas, reporteros gráficos, diseñadores y personal de administración de la revista. Y después, se amplió en comunicado oficial de la empresa editora: “Torneos lamenta informar que ha decidido discontinuar la versión impresa de la revista El Gráfico.Esta triste decisión se tomó en un contexto global de decreciente consumo de medios impresos que ha afectado a nuestra revista. Adicionalmente, en los últimos años la empresa ha llevado adelante diversas estrategias de producto y comerciales para intentar revertir la situación económica deficitaria de la revista. La empresa está analizando otras alternativas para que El Gráfico pueda seguir generando contenidos e información fuera de su formato tradicional”.

Fundada en 1919, El Gráfico fue una marca registrada en la Argentina. Trascendió épocas y nombres. Del Mundial de Uruguay en 1930 a Brasil 2014, con récords de venta en los dos títulos de la Selección. De Varallo y Charro Moreno, a Maradona y Messi. De Vilas y Clerc, a Sabatini y Del Potro. De Fangio y los hermanos Gálvez, al Flaco Traverso y Ortelli. De Milanesio y Pichi Campana, a Manu Ginóbili y Luis Scola. De Locche y Monzón, a Látigo Coggi y Chino Maidana. Y entre los nombres, también aparecen plumas gloriosas: Borocotó, Félix Frascara, El Veco, Panzeri, Ardizzone, Cherques Bialo, Juvenal, Blanco, Arcucci, Irusta, Borinsky, Perugino…

Entre sus 4.489 ediciones quedan tapas memorables. Aquellas de Maradona después de sus obras cumbres contra Inglaterra y el título en México. También, crónicas para el recuerdo. Y sobre todo, una imagen emotiva. Simbólica. Eterna. El retrato de Ricardo Alfieri al terminar la final del Mundial 78. El abrazo de Fillol, Tarantini y Víctor Dell’Aquila. El abrazo del alma. El abrazo de ese sentimiento que fue El Gráfico.

 

 

Comments are closed.