Desde el alma

A un toque

Written by:

Views: 847

No era una de las ilusiones que sobrevolaban en su cerebro, definitivamente: “Dirigir al seleccionado argentino sería un trabajo extraordinario, pero no un sueño”. Lo confesó en tiempos de repasar los éxitos personales con Paraguay y Newell’s. Y hasta se animó a contemplar un futuro lejos del banco de suplentes. “Haber cumplido con esos dos objetivos me permitiría no ser más entrenador sin ningún tipo de problemas”, sostuvo en tono convencido. Pues bien, Gerardo Martino continuó su marcha en el circuito futbolero. Y ahora, hará real ese proyecto que nunca llegó a ser fantasía en su inconsciente. Tata dirigirá a la Selección y en las próximas horas aterrizará en el predio de Ezeiza. Asumirá luego de la muerte de Julio Grondona y el alejamiento de Sabella, que dijo “no sentirse con todas las ganas” para seguir tras el subcampeonato del mundo. Y lo esperará un grupo liderado por Messi, a quien conoce de sus días como DT de Barcelona en la última temporada. Crítico de la AFA y la histeria que rodea el torneo local, Martino llegará con un pensamiento claro. Puede conocerse en esta diez frases extraídas de su diario personal. Pasen y lean…

El jugador es el más importante. No me gusta ser el más reconocido; los técnicos siempre podemos estar mejor o peor en función a los jugadores que elegimos”.

Creo que hay que hacer hincapié en las cualidades técnicas desde las divisiones inferiores”.

A nadie se le cae la corona porque venga un jugador y te haga ver algo que hay que cambiar; el conductor es el que pone la música y los otros bailan al compás de la música, pero esto no significa que no pueda aceptarse otra idea si así el equipo está mejor”.

Cuando puedo pregunto y charlo con los jugadores si tienen un problema personal. Trato de interiorizarme de sus vidas en la medida en que me lo permitan ellos”.

 
Tata Martino, listo para empezar su ciclo en el seleccionado argentino. Foto de  David Ramos/Getty Images Europe / Vía Zimbio.

Tata Martino, listo para empezar su ciclo en el seleccionado argentino. Foto de David Ramos/Getty Images Europe / Vía Zimbio.

 

Son muy pocos los entrenadores en el mundo que no dependen del resultado. Muy pocos”.
 
De Messi me deslumbra cómo juega y cómo vive, lo que me produce un enorme respeto. Es un crack en la cancha, pero se maneja como un tipo normal”.
 
Por mi forma de ser, casi no grito los goles. Como jugador también era poco expresivo, muy aburrido, con poca inventiva para esas cosas. Siempre despotriqué contra los que saltan los carteles y se trepan al alambrado”.
 
Lo más lindo para un entrenador es el trabajo de campo, ahí ves que tu influencia puede ser mayor dentro de un grupo”.
 
Lo único que me molesta como técnico es cuando no puedo captar la atención del jugador, me molesto conmigo mismo. Cuando el jugador te está comiendo con la vista, lograste lo que vos querías; cuando ves que bosteza o mira para el otro lado, estás listo, marchaste…”.
 
Si hacemos un gol no hay plan B, hay plan A2 y es seguir presionando”.
 

Comments are closed.