CROACIA, SU HAZAÑA EN FRANCIA ’98 Y UN DOCUMENTAL QUE TRASCIENDE AL FÚTBOL

Mano a Mano

Written by:

Views: 189

Por Santiago Tuñez

Podría haber elegido otro plan. Podría, por ejemplo, haber retocado el diseño táctico para el estreno en el Mundial de Rusia. O en cambio, dialogado con sus colaboradores sobre los 11 futbolistas elegidos. No, nada de eso hizo Zlatko Dalic, el DT de Croacia. Después del entrenamiento, se reunió con el plantel en el Woodland Rhapsody Resort. Ahí, en medio de un bosque inmenso y a 60 kilómetros de San Petersburgo, pidió silencio a los jugadores y le dio play a un documental.

De pronto, se vieron imágenes de la batalla legendaria entre hinchas del Dinamo de Zagreb y el Estrella Roja de Belgrado, ocurrida en mayo de 1990; una lucha entre los barrios de croatas contra los serbios de la antigua Yugoslavia. La pantalla devolvió también recuerdos de la Guerra de los Balcanes, disparos de cañones, edificios destruidos. Y los jugadores, cargados de interés, escucharon las palabras de Robert Prosinecki, Igor Stimac, Slaven Bilić y Aljoša Asanović, entre otros referentes del seleccionado croata que irrumpió en el Mundial de Francia ’98 y obtuvo el tercer puesto.

Ese hilo de testimonios y postales tenía un nombre: Vatreni. El documental realizado por los mexicanos Edson Ramírez (director), Alfredo Sánchez (productor) y Jorge Linares (director de fotografía), y estrenado antes de la última Copa del Mundo. “La historia sobre un grupo de jugadores que ayudó a consolidar la independencia y la identidad de Croacia. Fue, sin dudas, el primer gran logro en equipo para toda una nación”, cuenta Ramírez en una entrevista con De Fútbol Somos.

-¿Cómo surgió la idea de filmar el documental y por qué, como mexicanos, eligieron enfocarse en Croacia?
-Surgió de una charla con Jorge Linares acerca de cómo podíamos unir nuestras dos pasiones: el fútbol y el cine documental. Ambos recordábamos nuestros primeros mundiales, sobre todo Francia ’98, y aquella selección croata que por primera vez en su historia participaba en una Copa del Mundo. Y mientras nos adentrábamos en el film, nos dimos cuenta que también podíamos hablar sobre la historia del país, la guerra y sus consecuencias en una generación de futbolistas que, al fin y al cabo, quedó en el recuerdo de sus habitantes.

-Ese fue, precisamente, uno de los temas principales que eligieron en el proceso creativo…
-Claro, nuestro objetivo fue contar la independencia croata, a través del fútbol. Varios jugadores de esa selección eran grandes estrellas en ese entonces. Incluso, los habíamos visto jugar en el Real Madrid y el Milán. Ellos nos permitían hablar sobre aquellas personas que, por un lado, se unían a la guerra y, por el otro, sufrían sus consecuencias.

-¿Y qué les llamó la atención en los testimonios de los jugadores que lograron el tercer puesto en Francia ’98?
-El compromiso para relatarnos experiencias que fueran más allá del fútbol. Nos contaron historias de su vida y su infancia, la manera en que la guerra afectó a su familia y a ellos mismos dentro de los equipos en que estaban en ese momento. Tenían la necesidad de hablar sobre muchos temas y eso fue lo que más nos sorprendió. En algún momento pensé que no sería tan fácil que nos dieran ese tipo de respuestas, porque no tenían mucho tiempo y las entrevistas eran cortas. Pero lo cierto es que nos aportaron testimonios inteligentes y muy emotivos.

Zvonimir Boban lucha con Gallardo. En la fase de grupo del Mundial 1998, Croacia perdió contra la Argentina 1 a 0.

-¿Cómo llegaron a que Miroslav Blažević, hijo del DT croata en aquella Copa del Mundo, se convirtiera en coproductor de Vatreni?
-Jorge Linares lo conoció tomando unas cervezas en Croacia durante una fiesta, y creo que nos hizo una especie de casting. Tiempo después, le explicamos cómo creíamos que debía contarse la historia. Ahí se emocionó mucho, nos dijo que iba a darnos cinco entrevistas y que, si después podíamos armar un demo del documental, se iba a encargar de abrirnos las puertas para sentarnos con todos los jugadores; algo que finalmente sucedió. Incluso, cuando empezamos a tener una amistad nos compartió sus contactos y ayudó en lo económico. Por eso, nos pareció lógico que, junto con él, fuéramos los dueños de la película.

-¿Cuánto ayudó la actuación de Croacia en ese Mundial para pacificar al país después de la Guerra de los Balcanes?
-Después de un proceso de guerra muy complicado, el tercer puesto del seleccionado hizo que los croatas se dieran cuenta y se sintieran orgullosos del país que habían creado. Fue el primer gran logro en equipo para toda la nación. Más que ayudar a pacificar, esa actuación ayudó a consolidar la identidad de un país que ya llevaba cierto tiempo en construcción.

El afiche del documental realizado por tres mexicanos Edson Ramírez, Alfredo Sánchez y Jorge Linares.

-¿Y qué significó para ustedes que el plantel croata haya visto el documental antes del debut en Rusia 2018?
-Nosotros quisimos que los jugadores vieran la película antes de que viajaran a Rusia. Simplemente, porque la habíamos hecho para que todo el país la mirara. Creíamos que iba a emocionarlos, ya que estábamos contando una historia que se acercaba a lo que habíamos planteado desde el principio. Al final, la vieron antes del debut en el Mundial y no sólo se emocionaron. Además, dijeron que fue una motivación extra para avanzar en el torneo y estar muy cerca de ganar el título. Jamás pensamos que lograríamos algo tan grande.

-¿Cuáles fueron las repercusiones que logró Vatreni en los festivales internacional y aquí en el BAFICI?
-Las repercusiones no son enormes, porque mucha gente cree que las películas de fútbol sólo se tratan de un deporte. Creo que es una mirada un poco equivocada, porque hablan sobre muchos temas. Esa es una de las razones por las que queríamos hacer este documental. Creímos que, a través del fútbol, podíamos contar contar la historia de cómo se consolida la independencia y la identidad de un país y una generación de futbolistas. Nos emocionó muchísimo participar en BAFICI, porque es Argentina es un país extremadamente futbolero y entendió de qué se trataba la película.

-Después de haber dirigido este documental, ¿qué podés decirle, entonces, a quienes creen que el fútbol es sólo un deporte?
-Al ver el documental, muchos cambian de opinión y se dan cuenta que el fútbol es mucho más que un deporte. Si les prestáramos atención a lo que expresan y sienten las personas en los estadios de fútbol, podríamos entender lo que está pasando con los países. Cuando la gente necesita tanta alegría y puede venir del fútbol, quiere decir que socialmente estamos mal. Más aún cuando tiene que ver con las selecciones.

 

 

 

Comments are closed.