CREYENDO EN LA IDENTIDAD DEL AYER

A un toque

Written by:

Views: 296

Por Geoff Hernández (@geoffhernandez)

1- Cuando Xavi Hernández tomó el mando del FC Barcelona, la mayoría anticipaba el retorno a las bases teóricas y académicas que se vieron en los equipos de Guardiola y Cruyff. Un bloque que ocultase sus falencias a través de posesiones largas, transiciones controladas, triangulaciones y los desbordes incesantes de los laterales cuya principal característica debía ser ofensiva.

2- Lo que pocos imaginaron era este modelo Premier League que está instaurando Xavi en la sangre de su equipo. Porque cuando tenés velocistas como Dembélé, Raphinha y Balde, poco sentido hay en obligarse a trabajar sólo con los famosos cuadros en la mediacancha. Es en la libertad, y las transiciones relampagueantes donde este nuevo Barca – pero no desconocido – consigue diseñar sus varios rostros.

3- Ha sido trágico el inicio de temporada del Sevilla. Perder su estructura defensiva con las salidas de Koundé y Diego Carlos, obligó a Lopetegui a reinventarse sin sustituciones de ese nivel. Pero cuando enfrentás al Barcelona o Real Madrid, el ímpetu y las ganas de comerse al mundo te permiten mostrar un semblante distinto cuya intensidad normalmente se sitúa entre el minuto 0 y 15. Y fue en ese espacio donde el Isco que dominó Europa hace un lustro, apareció. Inventándose tres ocasiones claras de peligro, dos de ellas repelidas por una versión sobrenatural de Marc-André Ter Stegen.

4- Era el ambiente, la atmósfera, y el rival perfecto para medir de qué está hecho el nuevo Barcelona. Siendo superado en todas las líneas por 20 minutos. Sergio Busquets viendo cómo el partido pasaba frente a sus ojos y sin poder adecuarse a la velocidad del rival, y Pedri sufriendo sin contactar con la pelota. Parecía que el Sevilla estaba cerca de firmar el 1-0 cuando Gavi, ese niño prodigio que todo técnico desea tener, se mandó una carrera de 20 metros para robar el balón, e iniciar una transición salvaje que condujo Dembélé de forma exquisita, leyendo el momento indicado para ceder el balón a Lewandowski, y el polaco la pincharía por encima de Bono. Fernando la saca de la línea, pero Raphinha, el omnipresente, estuvo en el lugar correcto y así anotó el 0-1.

5- Porque la manera de reaccionar ante partidos complicados, y de exigencia máxima también es un medidor de los cimientos de un club en construcción.

6- Los últimos 25 minutos del primer tiempo fueron un festival culé. Fácilmente pudo quedar 0-4. Se divirtió en el caos y el ritmo altísimo que proponía el rival. Pedri, entendió que su sitio era por la izquierda, al lado de Balde, para tocar más el balón, y Gavi bien abierto en banda derecha apoyando las rupturas incesantes de un Raphinha superlativo. El wing que no se cansa, que acompañó siempre a Koundé y que se fue del partido con un gol, y la sensación de ser el 11 perfecto que necesita Xavi.

7- Robert Lewandowski, ese ser mitológico que se alimenta del talento de sus compañeros, tuvo 30 minutos excepcionales. Con apoyos, diagonales, pivoteos y pequeñas asociaciones que no se ven en las estadísticas, pero que hicieron crecer al Barcelona cuando peor la pasaba. Y fue a los 36 minutos, con una escapada hacia adentro de Jules Koundé, que terminó en un centro al pecho del polaco, y este de volea la mandó a guardar, alcanzando el 0-2. Un gol tremendo. De raza. De aquellos nueve que saben qué y cómo hacer las cosas en el área.

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de FC Barcelona (@fcbarcelona)

8- Regreso a Gavi porque es imperioso afirmar su influencia en la plasticidad de las tres zonas tácticas. A diferencia del año pasado, se está viendo con mejor timing en los choques. No teme bajar unos metros para tocar el balón, y las anticipaciones se están convirtiendo en su principal rasgo distintivo a la hora de las transiciones defensa-ataque. Decide la mayoría del tiempo con exactitud. Y en la plantilla no hay otro nombre que te pueda aportar todo lo que el 30 te da en cancha. Un escogido. Un tirano en la zona media.

9- El 0-3 de García al minuto 50 apagó el partido. Eric, tremendamente criticado en la temporada pasada, sigue siendo inamovible en el 11 de Xavi. Y es curioso como los ladridos de la prensa que lo atormentaron – y quizá con razón – en el curso anterior, no han aparecido hasta ahora. Salió por una sobrecarga en el abductor, pero nada que haga peligrar su titularidad en los próximos encuentros. Su salida permitió regresar a la dupla Koundé-Araujo, que el pueblo no para de pedir.

10- Si algo aprendimos en estas cuatro jornadas de liga es que Ronald Araújo es el central referencia del Barcelona. No puede jugar más de lateral. Jules Koundé, por su parte, ha sabido cumplir a la perfección la labor del marcador de punta derecha. Dio dos asistencias, ganó cuatro duelos a ras de césped, y cuatro más en juego aéreo. Creó 3 grandes chances y se ubicó tanto abierto por la banda como por dentro. Con el perdón de Lewandowski y su gigante valor en el club, Jules Koundé es la pieza perfecta que estabilizará el huracán blaugrana.

11- Xavi Hernández cree fielmente en la identidad del ayer. No se enamora con conceptos tácticos caprichosos, y va construyendo a través de lo que ve en cancha. Honra las ideas de Guardiola, pero también prioriza las transiciones furiosas de Luis Enrique. Y es lo que necesitan si desean estar en la élite. La ralentización del juego ya no es más un rasgo único. Hoy, los más grandes corren, roban, construyen y definen en segundos. El fútbol cada vez se juega con mayor intensidad y que el DT del Barcelona lo comprenda, es una noticia maravillosa para el hincha culé.

12- Ousmane, Balde y Raphinha son los gerentes del caos y la velocidad frenética. En ellos tres se sitúan los cambios de energía y ritmo dentro del partido, y cuando la mesura llama a la puerta, es Pedri quien toma el cetro de la zona media. Quien incluso en sus días menos finos, es capaz de convertirse en un tormento para los volantes rivales con sus temporizaciones, cambios de banda y primer pase veloz.

13- La Champions fue cruel, una vez más, con el grupo donde estará el FC Barcelona, pero quien logre expandir la perspectiva sabrá que es incluso una buena noticia el hecho de tener que competir con los dientes apretados desde el día uno en la competencia más compleja e inexplicable de todas. Viktoria Plzen viajará al Spotify Camp Nou con la intención de atascar el crecimiento del proyecto Xavi.

14- Muchos critican el caos en el que cae el equipo por momentos en sus partidos, pero la verdad es que esta nueva versión Premier League culé es el atajo más viable hacia el éxito. Porque a veces el caos no es tan dramático cuando la defensa sabe achicar coordinadamente y el arquero responde en los momentos álgidos. Ante el Sevilla se vio una fotografía esperanzadora de lo que puede ser este equipo que se debate entre la idiosincrasia institucional, y la tentación de adquirir esa identidad del ayer firmada por el Barcelona de Luis Enrique y la MSN.

Comments are closed.