De perfil

La huella de Simeone

De perfil

«En el fútbol, como en la vida, hay que tener tres cosas: fe, suerte y coraje». El eslogan preferido de Diego Simeone resultó incompleto en su estreno con la Selección. Destiló confianza y sudó los colores, pero el destino siguió de largo. Aquel 14 de julio de 1988, la Argentina perdió contra Australia 4 a 1 en Sidney y vivió una de las peores derrotas en el ciclo de Bilardo. Esa frustración, sin embargo, no le puso freno a su deseo de diseñar una ruta exitosa en celeste y blanco. Y tampoco lo golpeó la ausencia en Italia ’90. Durante 14 años, el Cholo se dio el gusto de jugar tres mundiales, obtuvo dos copas América y dejó su nombre entre los futbolistas que más veces salieron a escena con el seleccionado. En total, jugó 106 partidos, por lo que pisa el tercer lugar, detrás de Javier Zanetti y Roberto Ayala. Simeone miró con satisfacción esa cifra, el cuchillo entre los dientes en cada duelo, pero eligió destacar otra huella de identidad, tal como expresó en el libro Por amor a la camiseta.

Foto de la revista El Gráfico.

Foto de la revista El Gráfico.

Continue Reading

Written by:

Views: 501

Read More

La leyenda continúa

De perfil

Tenía 18 años y el cuerpo envuelto en una camiseta. El asombro en los ojos que contemplaban el movimiento de los hinchas. Y la emoción en cada palabra expresada al periodista Fernando Pacini, después del triunfo contra Unión 2 a 0. «Esto es impresionante, no se puede creer. Es un sueño», confesaba Juan Román Riquelme. Era el broche de su estreno en Primera. Su salida a escena en la Bombonera. Y de fondo, sonaba la letra de un grito que, tiempo después, se transformó en un hit futbolero. Hoy volverá a escucharse en el estadio xeneize y musicalizará un momento inolvidable de su vida en azul y amarillo. Otro hito. Su partido número 200 en la Bombonera.

 

Ese domingo 10 de noviembre de 1996, Riquelme cristalizó su fantasía. Dejó su lugar en la tribuna y bajó al tablero verde. Ya no veía a Navarro Montoya y Latorre, entre otros nombres de aquel equipo, desde la segunda bandeja de Casa Amarilla. Ahora recibía sus pases y soltaba una asistencia deliciosa en el segundo gol del Negro Cáceres. La ovación indicó su camino al vestuario y la ruta que, de ahí en más, recorrió en la Bombonera. De aquel adolescente de Don Torcuato al futbolista de 35 años que se hizo un nombre y esta noche intentará darle protección a su DT preferido. Continue Reading

Written by:

Views: 423

Read More

Todo sobre mi hijo

De perfil

-Hoy no vas a ir a la práctica.
-No, mamita, por favor. Voy a hacer todo bien, no te preocupés, te lo juro… Dejame ir a jugar.
El diálogo entre madre e hijo, con amenazas y súplicas incluidas, ocurría cada tarde en un barrio de Rosario. Las palabras entre ambos caían con rapidez y giraban al ritmo de la pelota. Claro, la redonda era el único tema de interés del pequeño. Hoy, Celia María Cuccittini mira por el espejo retrovisor de su vida y menea la cabeza. Desde un palco del Camp Nou, o con sus ojos en un televisor, aún le cuesta verlo como el mejor guionista futbolero, Dice, eso sí, estar orgullosa de su carácter. «Siempre ha sido muy maduro para su edad. Recuerdo que, cuando le planteamos la posibilidad de regresar a la Argentina, él me dijo: ‘Mamá, no te preocupés, yo me quedo, ustedes vayan. Dios me ayudará’. Tiene muchísima fuerza de voluntad», destaca ella, en las páginas de El niño que no podía crecer. Y revela, en tono secreto y risas de por medio, el secreto de los goles y firuletes de su hijo. «Mi milanesa a la napolitana y mi mate le hacen meter más goles. Es verdad: cuando le hizo tres goles al Real Madrid, yo estaba allí, preparándole la comida que más le gusta y el mate cocido por la noche». Lo dice Celia María Cuccittini. La madre de Lionel Messi. La madre del crack.

messi-madre2

Written by:

Views: 420

Read More

El (triste) baile de la gambeta

De perfil

Por Gabriel Tuñez

“Esos dos años y medio en los que conviví con la memoria de Garrincha sirvieron para retomar una admiración que comenzó un remoto domingo de noviembre de 1958, cuando vi por primera vez en el Maracaná un Botafogo 3- Flamengo 2. Fue ahí que descubrí, mirando dentro de mí mismo, que hasta los más fervorosos simpatizantes de Flamengo también llevaban a Garrincha en el corazón”.
Hace 15 años el periodista brasileño Ruy Castro escribió Estrela solitária. Un brasileiro chamado Garrincha, la biografía de Manuel Francisco dos Santos, a quien su compañero Tostao llamó “el Charles Chaplin del fútbol”.
La primera edición del libro, devorado por el presidente Lula da Silva, se agotó nada más al salir a la venta, pero la segunda fue prohibida por la Justicia debido a una presentación legal que realizaron dos de sus 14 hijos reconocidos que habían considerado una ofensa moral la descripción Continue Reading

Written by:

Views: 472

Read More