Balas que pican cerca

A un toque

Written by:

Views: 795

El cartel de promoción va más allá del césped. Cruza el cemento del estadio y devuelve la realidad sangrienta de Ciudad Juárez. Y desde sus letras, anuncia que este amistoso entre México y Venezuela es una demostración de que “la sociedad está por encima de la delincuencia”. El mensaje del afiche apunta a un dato evidente: esta ciudad azteca es la más violenta del país, con un promedio diario de siete homicidios. Vive acorralada por una guerra brutal entre bandas de narcos. Y menos de un año, ya se produjeron más de dos mil muertes.
Para que esta noche sólo se hable del partido, el gobierno mexicano diseñó un operativo de seguridad inmenso. Habrá más de tres mil efectivos, entre policías y militares. El seleccionado venezolano comprobó estas medidas, al llegar a Ciudad Juárez. Su micro fue escoltado por una caravana de diez vehículos policiales y una ambulancia. “Hay mucha seguridad, pero para nosotros ha sido un ambiente de total normalidad”, relativizó el DT de la Vinotinto, César Farías.
En su edición del domingo, el diario El País de España describió la violenta realidad de Ciudad Juárez. “La mayoría de los caídos fueron hombres jóvenes, la fiel infantería de los carteles de la droga, vendedores de droga al por menor, sicarios de 300 euros a la semana que acabaron en la fosa común sin justicia ni memoria. Pero también murieron estudiantes con matrículas de honor y mujeres que regresaban del trabajo y niños que acompañaban a sus padres en el momento en que el Ejército y los maleantes se agarraban a tiros en cualquier esquina. Y también abogados y médicos -ya casi no quedan médicos en Ciudad Juárez- y periodistas”, publicó el periódico, en una crónica cuyo título fue elocuente: “La muerte sale gratis en Juárez”.

Comments are closed.