“CUANTAS MÁS OPCIONES DE PASE HAYA, MENOS SE CORRE”

A un toque

Written by:

Views: 154

De pronto, los gritos subieron su volumen y estallaron en una ovación. A esas voces se sumaron los acordes de miles de aplausos. Y la banda de sonido conmovió a uno de los habitantes del palco. En su cuerpo de un metro setenta, Pablo Aimar sintió una música maravillosa. Volvieron los ecos de sus tiempos en el estadio de Mestalla. Aquellos tiempos en que llevaba la camiseta 21 de Valencia en su piel y se deslizaba con la pelota sobre el césped. Cada momento del homenaje fue una sonrisa en su rostro. Una palabra de agradecimiento. Un trazo de orgullo en sus vísceras.

“¡Vamos, Pablito Aimar, que la gloria volverá, como Kempes y el Piojo, otro pibe inmortal”, cantaron los hinchas de Valencia. Se entiende su buen recuerdo del ex enganche. En su ciclo con el equipo che, logró dos ligas españolas (2001-02 y 2003-04), una Copa Uefa (2003-04) y una Supercopa de Europa (2004-05). El punto y aparte a la hegemonía de Real Madrid y Barcelona por unos años. “Fue muchísimo lo que conseguimos teniendo en cuenta los gigantes del fútbol de España con los que competimos durante casi seis años”, destacó Aimar en Mestalla.

Los ecos de Valencia, como se dijo, volvieron al cuerpo de Aimar. Pero fue un rato, nomás, y el cordobés ya no los esperará. Hoy experimenta una nueva vida en el fútbol. Desde julio pasado, es el entrenador de la Selección Sub 17. “Le daremos prioridad a los valores, con chicos a los que les guste la camiseta y sean respetuosos”, subrayó en su presentación oficial. ¿Dónde estará la genética de su idea? ¿Qué se verá en su equipo? Algo de eso dejó entrever años atrás en una entrevista que Ángel Cappa le realizó para el libro Hagan juego.

Dijo Aimar en aquel reportaje: “Nos olvidamos que el fútbol es un juego, y yo me incluyo. Un juego que requiere esfuerzo, por supuesto, pero no lo podemos convertir sólo en lucha”. En el ida y vuelta con Cappa, el Payaso fue más allá con su visión. “A veces, en el fútbol se corre demasiado. Y esto es así porque los equipos son estáticos. Cuantas más opciones de pase haya, menos se corre, porque la pelota es la que lo hace”, planteó Aimar con criterio. Y concluyó: “El toque es una forma de encontrar espacios. Sin él, este juego es choque”.

 

 

Comments are closed.