9 agosto, 2017 Archive

De perfil

Por Quique Peinado (@quiquepeinado)

Alfonso Celso García Reis, Alfonsinho, era sospechoso. Muy sospechoso. Y lo era porque tenía dos características que eran pecado en el fútbol brasileño de finales de los ’60 y comienzos de los ’70: llevaba el pelo largo y barba, y además estudiaba. Medicina, como Sócrates. Y los mandamases de los clubes querían que sus chicos sólo se dedicasen a dar patadas al balón. No fuera a ser que pensaran demasiado. Continue Reading

Written by:

Views: 310

Read More